Lambayeque, Pueblo Joven San Martín

10 preguntas clave sobre el impuesto a las bolsas de plástico

Según el Ministerio del Ambiente, en el Perú se utilizan cerca de 3 mil millones de bolsas plásticas. Es decir, en nuestro país se generan casi 6 mil bolsas por minuto. Esto implica que cada ciudadano peruano usa cerca de 30 kilos de plástico al año. Estas bolsas tienen un costo significativo en términos de daños a los ecosistemas acuáticos (tanto aguas marinas como continentales).

En este contexto, la Ley Nº 30884 que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables, estableció un impuesto al consumo de las bolsas de plástico para internalizar los graves costos ambientales en el precio de estas y, en consecuencia, descincentivar su consumo. Este primer impuesto ambiental en el Perú ha generado muchas dudas sobre su funcionamiento.

Por ello, en colaboración con Carlos Trinidad y Camila Dueñas, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), hemos desarrollado estas 10 preguntas y respuestas para esclarecer las dudas más comunes en torno a la aplicación de este impuesto.

1. ¿A quiénes se aplica el impuesto a las bolsas?

Al consumidor, sea persona natural o jurídica, que adquiere bolsas de plástico cuya finalidad sea cargar o llevar bienes de establecimientos comerciales o servicios. No importa la modalidad: ya sea que el consumidor la haya obtenido gratis o como producto de una compra, debe pagar el impuesto[1].

 

2. ¿Cuánto tengo que pagar por el impuesto?

A partir del 1 de agosto de 2019, los consumidores deben pagar S/. 0.10 por cada bolsa que adquieran. Sin embargo, el monto del impuesto es gradual y se incrementará de la siguiente manera: S/ 0.20 en el 2020, S/ 0.30 en el 2021, S/ 0.40 en el 2022 y, finalmente, S/ 0.50 en el 2023 y años subsiguientes[2].

 

3. ¿Hay algún pago adicional que debo realizar cada vez que adquiero una bolsa de plástico?

Sí. Los consumidores están obligados a pagar el precio de mercado de cada bolsa que adquieren. Es decir, además del impuesto, los establecimientos comerciales tienen dos obligaciones adicionales: cobrar por cada bolsa que entreguen una suma equivalente, como mínimo, al precio de mercado; e informar de forma explícita al consumidor sobre este cobro.[3]

A modo de ejemplo, si compramos el producto “X” en el supermercado en agosto de 2019 y pedimos una bolsa, el comprobante de pago debería reflejar esta información:

 4. ¿Todas las bolsas están gravadas?

No. Están exoneradas del impuesto aquellas bolsas que cuenten con certificados de biodegradabilidad emitidos de conformidad con las normas técnicas pertinentes y bajo la supervisión de las autoridades nacionales competentes.[4]

 

5. ¿Cómo pago el impuesto?

El impuesto es pagado al momento de adquirir las bolsas plásticas. Los establecimientos comerciales consignan el impuesto en el comprobante de pago, cobran el impuesto y se encargan de declararlo y pagarlo, mensualmente, a la SUNAT[5].

 

6. ¿Las bodegas pequeñas están obligadas a cobrar el impuesto por las bolsas que entregan?

No todos los establecimientos comerciales están obligados a retener el impuesto. Solo están obligados los establecimientos que declaran y pagan el IGV[6]. Están excluidas de esta obligación las bodegas, panaderías y tiendas pequeñas que se encuentren inscritas en el Régimen Único Simplificado (RUS[7]).

 

7. ¿Quién se encarga de fiscalizar el cobro del impuesto?

La entidad encargada de fiscalizar el cobro del impuesto es la SUNAT[8].

 

8. ¿Los recursos que genere el impuesto tienen un fin específico?

No. Se destinan al tesoro público y su administración le corresponde a la SUNAT[9]. Sin embargo, hay una propuesta para que la recaudación del impuesto se destine a la conservación marina y de recursos hídricos, en particular, dentro de las áreas naturales protegidas; que son los ecosistemas más afectados por la contaminación de bolsas de plástico.

 

9. ¿Un impuesto tan pequeño (S/ 0.10) puede ser efectivo para evitar la contaminación de bolsas de plástico?

Sí. Hay evidencia sobre la efectividad de pequeños impuestos para cambiar los hábitos del consumidor con relación al uso de las bolsas de plástico. Las experiencias en otros países han demostrado que los impuestos mínimos han sido exitosos para reducir el consumo de bolsas de plástico:

10. ¿El impuesto es la única medida de la Ley 30884?

No. La ley también contempla prohibiciones, incentivos y sanciones. Por ejemplo, desde diciembre de 2019 estarán prohibidas todas las bolsas pequeñas: dimensión menor a 900 cm2 y aquellas cuyo espesor sea menor a 50 micras. Y desde el 2021 estarán prohibidas las bolsas no reutilizables, el tecnopor, vasos y platos de plástico que no se puedan reciclar, entre otros.